Hágase tu voluntad

Con esta quinta serie dedicada al Padrenuestro, habremos orado con la primera parte de la oración, que nos ayuda a situarnos adecuadamente ante Dios.

Antes de empezar con las peticiones que se refieren a nuestras necesidades, oramos para que se haga su voluntad en nuestras vidas tal y como se hace en el cielo. Si todos los hombres cumpliéramos la voluntad de Dios, la tierra se convertiría en cielo.

Pero a menudo querríamos que se hiciera nuestra voluntad y no la de Dios, y así podemos pedirle en la oración. Debemos estar atentos a lo que Dios nos dice para entender cuál es su voluntad, que solo quiere nuestro bien y nuestra salvación.

Jesús vino al mundo para hacer la voluntad de Dios. La cumplió hasta la muerte, y una muerte de cruz. Creyendo en Jesús y cumpliendo su mandamiento de amor podremos llegar al Reino del Dios, un reino que Jesús ya inauguró en la tierra y que nosotros debemos hacer crecer.

Que la oración del Señor Jesús nos ayude a entender aquello que Dios Padre quiere de nosotros y que el Espíritu Santo nos de la fuerza para llevarlo a cabo.

  1. Dios nuestro Salvador quiere que todos se salven y lleguen a conocer la verdad.
    1 Timoteo 2,3-4
    ¿Cuál es la voluntad de Dios para todos los hombres?
  2. El Señor tiene paciencia con vosotros, pues no quiere que nadie muera, sino que todos se vuelvan a Dios.
    2 Pedro 3,9
    ¿Hasta cuándo esperará Dios que hagamos su voluntad?
  3. Por eso he dicho: Aquí estoy,
    tal como el libro dice de mí.
    A mí me agrada hacer tu voluntad, Dios mío;
    ¡llevo tu enseñanza en el corazón!
    Salmo 40,7-8
    ¿De quién habla este texto del Antiguo Testamento?
  4. No he venido del cielo para hacer mi propia voluntad, sino para hacer la voluntad de mi Padre, que me ha enviado.
    Juan 6,38
    ¿Cuál era la misión de Jesús?
  5. Jesús les dijo:
    –Mi comida es hacer la voluntad del que me envió y terminar su trabajo.
    Juan 4,34<
    ¿Con qué otra petición del Padrenuestro relacionarías este verso?
  6. El que me ha enviado está conmigo: no me ha dejado solo, porque yo siempre hago lo que le agrada.
    Juan 8,29
    ¿Qué nos garantiza Jesús si cumplimos la voluntad de Dios?
  7. Os doy este mandamiento nuevo: Que os améis los unos a los otros. Así como yo os amo, debéis también amaros los unos a los otros.
    Juan 13,34
    ¿Qué tiene nuevo el mandamiento que Jesús nos dio respecto del precepto de la Ley: “Ama a los demás como a ti mismo”?
  8. Su mandamiento es que creamos en su Hijo Jesucristo y que nos amemos unos a otros como él nos mandó.
    1 Juan 3,23
    ¿Podemos creer en Jesús sin amar a los demás?
  9. No todos los que me dicen ‘Señor, Señor’ entrarán en el reino de los cielos, sino solo los que hacen la voluntad de mi Padre celestial.
    Mateo 7,21
    ¿Cómo relacionarías la petición “Hágase tu voluntad”, con las peticiones “Santifica tu nombre” y “Venga tu Reino”?
  10. Los que obedecen sus mandamientos viven en él, y él vive en ellos. Y en esto sabemos que él vive en nosotros: por el Espíritu que nos ha dado.
    1 Juan 3,24
    ¿Ven los demás que Dios está en ti por los frutos de su Espíritu Santo?
    (Puedes recordar los Frutos del Espíritu en su serie.)
  11. –Padre mío, para ti todo es posible: líbrame de esta copa amarga, pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.
    Marcos 14,36
    ¿Quería Jesús morir en la cruz?
    ¿Hasta dónde llegó Jesús para hacer la voluntad del Padre?
  12. No actuéis tontamente; procurad entender cuál es la voluntad del Señor.
    Efesios 5,17
    ¿Qué debemos hacer para entender qué quiere el Señor de nosotros?
  13. No viváis conforme a los criterios del tiempo presente; por el contrario, cambiad vuestra manera de pensar, para que así cambie vuestra manera de vivir y lleguéis a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto.
    Romanos 12,2
    ¿Qué nos dice la Biblia que debemos hacer para reconocer la voluntad de Dios?
  14. Necesitáis tener fortaleza en el sufrimiento, para hacer la voluntad de Dios y recibir lo que él ha prometido.
    Hebreos 10,36
    Si sabemos cuál es la voluntad de Dios para nosotros, ¿qué necesitamos para cumplirla?
  15. Tenemos confianza en Dios, porque sabemos que si le pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye.
    1 Juan 5,14
    ¿Cómo nos ayuda en la oración reconocer la voluntad de Dios?