Líbranos del mal

Esta última petición del Padrenuestro está ligada con la anterior: “no nos dejes caer en la tentación”. Podríamos decir que ambas forman una unidad, que se complementan.

Jesús nos dice que debemos pedir a nuestro Padre del cielo que nos libere del mal en el mundo y del Maligno. Jesús, que en el desierto y en el huerto de los olivos fue tentado por el Diablo, suplicó a Dios Padre que preservara a sus amigos y a todos nosotros del Maligno. Oraba porque, en el momento de la tentación, Dios nos ayudara a no caer en sus trampas.

En estas oraciones hablaremos del Diablo, porque conocer sus engaños nos ayudará a combatirlo. Es necesario que seamos prudentes y velar para no caer en la tentación.

El combate definitivo contra el Diablo lo sostuvo Jesucristo en la cruz y allí nos liberó del Maligno por siempre jamás. Cuando pedimos a Dios que nos libre del mal y del Maligno, le pedimos que el Espíritu de Jesús, nuestro defensor, nos proteja y nos guarde contra todos sus ataques. ¿Por qué tener miedo de algo, si el mismo Dios nos protege?

Y, como siempre en el Padrenuestro, cuando oramos no lo hacemos solo por nosotros, sino que pedimos a Dios que libere a todo el mundo de los males que lo atormentan y que nos de la paz, su paz, porque solo así llegará el Reino de Dios.

  1. Cuando ya el diablo no encontró otra forma de poner a prueba a Jesús, se alejó de él por algún tiempo.
    Lucas 4,13
    ¿Cuál es momento oportuno que escoge el diablo para tentarte?
  2. Desde el principio, el diablo jamás se ha basado en la verdad, porque la verdad no está en él. Cuando miente, habla como lo que es: mentiroso y padre de la mentira.
    Juan 8,44
    ¿Cómo nos miente el Diablo para hacernos creer que los malos actos pueden ser buenas acciones?
  3. Padre, no te pido que los saques del mundo, sino que los protejas del mal.
    Juan 17,15
    ¿Qué pide Jesús al Padre en su última oración con sus amigos?
  4. Ahora va a ser juzgado el mundo. ¡Ahora va a ser expulsado el que manda en este mundo! Pero cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos a mí.
    Juan 12,31-32
    ¿Cuándo nos libró Jesús del Maligno?
  5. Vosotros, jóvenes, sed prudentes y manteneos despiertos, porque vuestro enemigo el diablo, como un león rugiente, anda buscando a quien devorar.
    1 Pedro 5,5.8
    ¿Qué dice Pedro que los jóvenes deben hacer para no caer en las astucias del diablo?
  6. Sabemos que el que tiene a Dios como Padre no sigue pecando, porque el Hijo de Dios cuida de él y el maligno no le toca.
    1 Juan 5,18
    ¿Qué dice Juan que debemos hacer para que Jesús nos cuide y el Maligno no nos pueda tocar?
  7. ¿Quién podrá separarnos del amor de Cristo? ¿El sufrimiento, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, el peligro, la muerte violenta...?
    En todo esto salimos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
    Romanos 8,35.37
    ¿Qué dice Pablo que nos hace vencer todos los males de este mundo?
  8. Ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los poderes y fuerzas espirituales, ni lo presente ni lo futuro, ni lo alto ni lo profundo ni ninguna otra de las cosas creadas por Dios. ¡Nada podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús, nuestro Señor!
    Romanos 8,38-39
    ¿Existe algo que nos pueda separar del amor de Dios?
  9. ¡Si Dios está a nuestro favor, nadie podrá estar contra nosotros!
    Romanos 8,31b
    ¿Podemos tener miedo del mal y del Maligno, si tenemos a Dios como protector?
  10. El gran dragón fue expulsado, aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás y que engaña a todo el mundo. Él y sus ángeles fueron lanzados a la tierra.
    Apocalipsis 12,9
    Ahora que sabes cómo actúa el diablo, ¿dejarás que te engañe también a ti?
  11. VOí una fuerte voz en el cielo, que decía: “Ya llegó la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Mesías; porque ha sido expulsado el acusador de nuestros hermanos, el que día y noche los acusaba delante de nuestro Dios.“
    Apocalipsis 12,10
    ¿En qué petición del Padrenuestro te hace pensar este texto?
  12. El dragón, furioso contra la mujer, se fue a pelear contra el resto de los descendientes de ella, contra los que cumplen los mandamientos de Dios y siguen fieles al testimonio de Jesús.
    Apocalipsis 12,17
    Si el dragón pelea contra ti, ¿es porque eres tú uno de los que cumplen los mandamientos y siguen fieles al testimonio de Jesús?
  13. Amén. ¡Ven, Señor Jesús!
    Que el Señor Jesús derrame su gracia sobre todos.
    Apocalipsis 22,20-21
    Para liberarnos del mal, ¿qué nos dicen los dos últimos versos de la Biblia que debemos pedir?